Título

Subtítulo
25 Mar 2024

El bienestar emocional en el día a día de tus clases. Aplicación a la oposición.

“Mejorar mi oposición introduciendo el bienestar emocional y la salud mental” 

Muchas veces queremos introducir la salud mental o las emociones en nuestras unidades de programación, pero aparecen de una manera muy superficial y sin aplicación real o clara para el alumnado. Os propongo enriquecer vuestras unidades con un plan de bienestar total en el que aparezcan productos finales reales y visibles que os den un plus en el proceso de oposición.

¿Qué dice la ciencia sobre esto?

El 7 de abril se celebra el día mundial de la salud para recordar la creación de la Organización mundial de la salud (OMS). Según la OMS “La salud es el estado completo de bienestar físico, psíquico y social y no la mera ausencia de enfermedad”.  Tres aspectos fundamentales. 

Las últimas investigaciones marcan que el estómago es el segundo cerebro del organismo ya que en su interior se encuentran millones de neuronas. Estas hacen que cambiemos de estado de ánimo en función de lo que sentimos, comemos o bebemos e incluso afectan a nuestro microbiota. Una buena dieta combinada con actividad física es mucho más efectiva en muchas ocasiones que cualquier medicamento. No hay que olvidar que cada vez se consumen más y se estima que el 10% de la población entre 15 y 64 años han consumido alguno en los últimos 30 días según el ministerio de Sanidad, tanto es así que autores como Francisco Giner Abatí ironizan marcando que “pasamos del Paleolítico, al neolítico y actualmente al ansiolítico”. 

¿Alguna vez habéis sentido dolor de estómago cuando no lleváis las tareas, mariposas en el estómago, un nudo en la garganta, os han roto el corazón o que os estalla la cabeza? 

Las emociones son reacciones psicofisiológicas que ocurren de manera espontánea, en cambio, los sentimientos son la interpretación de esas emociones por parte de nuestros pensamientos. Pues bien, unos investigadores finlandeses elaboraron un mapa en el que ocurren las emociones en el cuerpo y constataron que la mayoría de los sentimientos se localizan en la cabeza y en la parte superior del cuerpo mientras que la felicidad y el amor recorren todo el cuerpo, ¿Curioso verdad?

Según la doctora Rosa Molina “Las emociones son universales y se aprenden en nuestra familia” aunque cada cultura tiene diferentes formas de expresar nuestros sentimientos. Como dice Yokoi Kenji, “La cultura latina maneja muy bien vivir en el caos mientras que los nipones son más rígidos y se basan en la familia. Ambas maneras llevadas al exceso provocan patologías, por lo que hay que buscar siempre el equilibrio”.

¿Son importantes desde el punto de vista legislativo?

En el RD 157/22 que regula la Educación Primaria aparece 90 veces el bienestar emocional y en su principio pedagógico seis nos pide “prestar especial atención a la educación emocional”. El tratamiento de las emociones está salpicado en todas las competencias del perfil de salida y entronca directamente con las competencias específicas de cada área. Es decir, en todas las materias nos pide explícitamente su desarrollo. En un concepto más amplio el término salud aparece otras 94 veces y aparece reflejado en el principio pedagógico cinco y en objetivos generales como el K que nos piden “el desarrollo de la educación para la salud y aplicarla para mejor el desarrollo personal y social”.  El objetivo dos de la Circular inicio de curso del Principado de Asturias pide “Contribuir al bienestar emocional del alumnado e incluye una guía de bienestar emocional e incluso un protocolo de suicidio, adaptándose a la realidad presente en nuestros centros. Si después de las evidencias científicas y legislativas no aprovechamos este filón, podemos estar perdiendo una buena oportunidad.

Propuestas para trabajar emociones con el alumnado:

  • Sentido de pertenencia: crea el concepto de familia o tribu dentro del aula. Cuando pertenecemos a algo pasamos a compartir los mismos objetivos. Busca trabajos en grupo y minimiza la competencia individual.
  • Feedback positivos: se felicita en público y se corrige en privado. Si le damos mensajes positivos otorgamos una recompensa y mantendrá la conducta. Crea normas de convivencia grupales.
  • Red-siliencia: Rosa Molina acuñó este término para remarcar que todas las personas que conforman un grupo educan potencialmente. Trabaja las normas, mediación, acerca a las familias al centro, busca la resolución pacífica de conflictos o la rueda de los conflictos para que solucionen sus conflictos dialogando.
  • Pon nombre a tus emociones: si le ponen nombre a lo que están sintiendo baja su intensidad. Deben conocer lo que provocan en su cuerpo para actuar ante ellas cuando vuelvan a repetirse y tomar las decisiones adecuadas. Según la doctora Rosa Molina “Lo más importante es enseñarles qué emoción está sintiendo y validarla en lugar de negar”.
  • Indicadores claros. Pon en sus rúbricas aspectos claros de los efectos fisiológicos de las emociones en su cuerpo: sudor, nudo en la garganta, ansiedad en el pecho.
  • Uso del “no”. El cerebro no entiende instrucciones precedidas de un no. Por ejemplo, si os digo “No comas chocolate” vuestro cerebro solo piensa en chocolate. Es importante que las instrucciones sean “Corre despacio” o “Habla bajo” en lugar de “No corras” o “no grites”.
  • Sentidos: uso de todos los sentidos como el tacto, olores e incluso sabores. Sabemos que tocar animales baja la tensión y se usa en multitud de terapias. Está demostrado que el alumnado necesita tocar y manipular todo.
  • Mente: trabajar la relajación, meditación y la respiración baja la ansiedad y mejora la capacidad de pensamiento. En muchos centros a la vuelta del recreo ponen música para volver a la calma ¿Por qué no copiar lo que funciona?
  • Ejercicio físico: es el mayor autorregulador emocional que existe y además provee de una sensación de bienestar del alumno. Autores tan prestigiosos como John Ratey dice “El ejercicio físico mejora la capacidad cognitiva de los niños”. 
  • Autoestima: ponte en sus zapatos. Crea un ambiente de confianza y tendrás un alumnado motivado. La mejora de la autoestima, junto a la confianza en ellos, creará un ambiente seguro de aprendizaje, mejorando paulatinamente su autonomía y atención y con ello las funciones ejecutivas.

¿Puedo aprovechar las emociones en mi oposición?

En tu especialidad hay indicadores de bienestar emocional que pueden conformar un objetivo de aprendizaje que enriquezca tu discurso. Tiene que ir acompañado de unas medidas DUA y un instrumento de evaluación que incluya aspectos como los anteriormente citados.

Para tu situación de aprendizaje, acompáñala de materias que te aporten un valor diferencial. Educación física para el uso del cuerpo, Valores si quieres trabajar un uso saludable de las pantallas o las relaciones humanas, Conocimiento del Medio para su aplicación al medio o para ver los cambios corporales que produce o cuidar la salud, analizar la frustración o incorporar el pensamiento lógico matemático.

Una de las cosas positivas de la LOMLOE es el trabajo interdisciplinar. Si hay tantas pruebas de la importancia de los sentimientos y las emociones ¿Por qué no enriquecer mi discurso en la oposición? ¿Cueces o enriqueces?

1 comentario

  1. Berta

    Muy buen trabajo, se nota el amor por su trabajo, la dedicación, el sentido del trabajo bien echo y como no el cariño por sus alumnos, tanto en el Centro educativo público, como en el Centro donde imparte clases a futuros maestros.
    Sigue así Daniel.

Deja tu comentario