fbpx

Título

Subtítulo
21 Mar 2022

CRA, Consejos para la oposición

“El auténtico genio es aquel que tiene la capacidad de evaluar información incierta, aleatoria y contradictoria y la virtud de descifrarla”

Winston Churchill

Los opositores noveles suelen necesitar respuestas, los más avezados, preguntas sobre las que construir sus recursos y su ideario de contendiente infalible. Para ambas situaciones, y muchas otras, esperamos sintetizar la información más relevante sobre el funcionamiento de los CRA (colegio rural agrupado). El propósito no es realizar generalizaciones o caer en mitos extendidos sobre el funcionamiento de estos colegios.

Está claro, que ante determinadas tendencias económicas, políticas y sociales actuales, los CRA están en claro retroceso, pero no por ello, dejan de conformar una realidad más en la que nos puede tocar desarrollar nuestra función docente o que puede marcar alguna de las pruebas de nuestro proceso de oposición. La recién aterrizada LOMLOE, tanto en su preámbulo (p.10) como en su artículo único que modifica la Ley Orgánica 2/2006 (LOE) incide en la igualdad de oportunidades en el mundo rural recogido en el antiguo y modificado art.82 en el que se añaden los puntos 3 y 6 para tal fin.

Estos centros tienen ciertas peculiaridades que como buen opositor debes dominar. Están conformados por escuelas unitarias distribuidas en distintas poblaciones rurales que comparten recursos, maestros y actividades. Tienen, por tanto, un único consejo escolar, un proyecto educativo, un claustro y un único equipo directivo (en muchos casos unipersonal). Suelen convivir en ellos dos tipos de maestros, aquellos de permanencia total o parcial en una escuela concreta, los tutores y aquellos que itineran y se desplazan entre las distintas escuelas, los especialistas. Otra peculiaridad son los grupos multinivel, donde nos encontramos niños con heterogeneidad de edades y niveles, incluso nos podemos encontrar con las llamadas escuelas mixtas, donde conviven al mismo tiempo, distintas etapas educativas (nos podemos encontrar en ciertas franjas horarias a alumnos compartiendo pupitre desde infantil de 3 años hasta 6º de primaria).

¡Todo un reto! ¿Y cómo debemos afrontarlo? Sin duda, con el dominio del currículo, aplicando nuestra más que necesaria concreción curricular y mostrando variedad de recursos y modificación de juegos, estructuras o reglas. Se hace imprescindible la “mirada DUA” (diseño universal de aprendizaje) que propone Coral Elizondo. Debemos buscar la participación y motivación en la tarea, facilitándoles más de un canal en el que trasmitirles la información necesaria y haciéndoles accesible distintas maneras de interactuar dentro de la actividad planteada. Es preciso, detectar lo que cada alumno/a puede llegar a aprender con la ayuda precisa (andamiaje). Esta ayuda puede venir del maestro o de los compañeros mayores. No hay mejor forma de aprender que enseñar. Plantear tareas multinivel que sean lo suficientemente fáciles para que se puedan hacer con ayuda y lo suficientemente difíciles para que sean un reto y un aprendizaje (zona de desarrollo próximo según Vygotsky). Lo más importante es la sonrisa de Alejandra, que tiene 4 años, cuando es capaz por primera vez de realizar una tarea nueva o la de Mario, de 10 cuando le explica la forma de resolver el problema que a ella le parecía imposible ¡De eso se trata!

Con todos estos condicionantes, no es difícil prever que la coordinación y la comunicación entre todos los integrantes de la comunidad educativa son de vital importancia, fomentando un clima de cercanía y colaboración constante, lo que conforma un medio muy propicio para el aclamado trabajo por proyectos.

Artículo escrito en colaboración con:

Adrián González Menéndez. Exalumno eNeoposiciones. Funcionario de Primaria CRA Santana (Cangas de Narcea) y funcionario secundaria IES Cangas de Narcea.

Deja tu comentario